Feb 15, 2017

20 mitos y verdades sobre el cuidado de los dientes

La creencia popular tiene muchos mitos y verdades acerca del cuidado de los dientes. ¿Reconoces alguno de estos? Iremos uno por uno y te contaremos el porqué:


1) Cualquiera puede realizar un blanqueamiento dental

Falso. Uno no debe hacerse un blanqueamiento dental en una clínica estética, ya que no te aseguras que los químicos e insumos que utilicen puedan dañar tus dientes a la larga. Mejor acude a un odontólogo, él sabrá cómo hacer correctamente este procedimiento.


2) Fumar empeora la salud bucal

Verdadero. La sabiduría popular nos dice que el fumar es muy dañino para los pulmones, pero para la salud bucodental también es igual de peligroso. Un fumador pierde sus defensas inmunológicas bucales, puede tener dientes amarillentos y sufrir de halitosis.


3) El mal aliento es efecto de los problemas de estómago

Depende. La halitosis, por lo general, se origina en la boca. Cuando las bacterias anaerobias realizan el metabolismo producen un fuerte hedor. Estas bacterias pueden degradar otras proteínas que se hallan en la boca, los restos de alimentos o de las células cercanas (incluso hasta de otras bacterias).

 

4) Mejor no me cepillo los dientes porque me sangran las encías

Falso. No te olvides que una encía sana nunca debería sangrar. Si esto sucede es porque algo no está yendo bien. O te estás cepillando con una mala técnica, con demasiada fuerza o necesitas ir al odontólogo. El cepillado en sí, no debe ocasionar daños en las encías. El sangrado podría ser ocasionado por una inflamación en las encías o alguna otra enfermedad que necesita la supervisión de un especialista.

 

5) Los mondadientes son buenos para limpiarse los dientes después de comer

Depende. Algunos mondadientes (o palillos de dientes) no están diseñados específicamente para limpiar los espacios entre los dientes y pueden ocasionar ligeras lesiones a las encías. Además, si se hace con frecuencia puede generar un problema algo más serio (al estar picando las encías). Sin embargo, existen algunos mondadientes que sí están hechos para la limpieza bucal, que aseguran una eficacia a la hora del aseo dental, y sin problemas.


6) Si sufro de periodontitis, perderé todos los dientes

Depende. La periodontitis (o enfermedad periodontal, también conocida como piorrea) hace que perdamos el hueso que rodea los dientes. Esto hace que los dientes vayan aflojándose poco a poco hasta que caen. Pero no hay nada de qué preocuparse, ya que los tratamientos actuales tienen un alto nivel de eficacia para combatir este mal. En nuestra clínica tenemos un tratamiento personalizado para este tipo de casos.

 

7) Con cada embarazo pierdes un diente

Falso. Cuenta la leyenda que cada embarazo hace que la mujer pierda un diente. Esto no es cierto ya que una mujer que toma precaución no debiera sufrir pérdida alguna. Lo que sucede realmente es que la creencia popular le ha echado la culpa a los embarazos de la pérdida de dientes, cuando el responsable real de ello son las caries que ya se encontraban ahí, antes del embarazo.

 

8) Es normal que se pierdan dientes cuando envejeces

Falso. La vejez no tiene que ver con la pérdida de dientes. El ser ancianos no significa que tengamos que estar desdentados. Con una buena rutina de limpieza dental , una buena alimentación, un cuidado y una correcta prevención, todo adulto mayor puede gozar de una sonrisa radiante. Aquí en Oral Health tenemos justamente un tratamiento especializado para adultos mayores.

 

9) Los brackets pueden usarse a cualquier edad

Verdadero. Bueno, no exactamente a cualquier edad, pero el trasfondo es: la edad no es una excusa para evitar un tratamiento necesario. El especialista debe considerar el estado del paciente y determinar en qué momento debe llevar puesto los frenillos.

 

10) Las “muelas del juicio” no sirven para nada

Verdadero. Nuestros ancestros solían ingerir alimentos crudos y de preparación rústica en su vida diaria, por lo que utilizaban sus 32 dientes para masticar adecuadamente su alimento. Por esta razón, ellos tenían una forma ósea distinta (más ancha) a la que tenemos en la actualidad, ya que nosotros tenemos una dieta distinta. Estas “muelas del juicio” son vestigios de esas épocas y ahora no sirven para nada.


11) No me hago limpiezas porque me estropean el esmalte dental

Falso. Con las herramientas adecuadas y de última vanguardia (como los aparatos ultrasónicos) uno puede limpiarse la placa de sarro pegada a los dientes sin que se estropee o maltrate el esmalte. La superficie del diente quedará limpia y sin rasguños. Para esto, un odontólogo especialista debe llevar a cabo la profilaxis.

 

12) No me coloco implantes porque el cuerpo los rechaza

Falso. En la actualidad, los implantes dentales están hechos de titanio quirúrgico, y son biocompatibles. Pueden adherirse al hueso sin inconvenientes y tampoco producen rechazo del tejido blando. No tiene reacciones tóxicas ni irritantes. Existe un margen de error a la hora de llevar a cabo la oseointegración, pero esto sucede muy pocas veces. No hay porqué tenerle miedo.

 

13) Mis encías no me duelen, no necesito tratamiento

Falso. El que no te duelan las encías no significa que goces de buena salud bucodental. Al inicio de toda enfermedad, estas suelen pasar inadvertidas (sin dolor, halitosis, malestar, etc.). Es más, los trastornos periodontales son muy sigilosos y cuando presentan malestares evidentes es porque ya se encuentran en un estado avanzado. Es mejor hacer una prevención y visitar al odontólogo periódicamente.

 

14) Los cepillos con cerdas duras y los enjuagues más fuertes son los mejores

Depende. Se considera que los cepillos duros son buenos para limpiar la placa bacteriana de los dientes, pero en realidad son un arma de doble filo, ya que usarlos provoca un desgaste en el esmalte de los dientes y genera una retracción en las encías. Es mejor utilizar un cepillo con cerdas suaves o medias y asear las zonas con delicadeza para lograr el mismo resultado.

Los enjuagues bucales con demasiado alcohol u otro químico fuerte de limpieza deben usarse con cautela, ya que pueden hacer que los tejidos orales se sequen. La calidad y la cantidad de la saliva también puede verse afectada.

 

15) El enjuague bucal es beneficioso para una buena higiene dental

Verdadero. El enjuague bucal es el complemento perfecto para el cepillado de los dientes, pero no puede reemplazarlo. También es buena idea utilizar hilo dental para asegurar una buena higiene en los dientes, para así alcanzar los lugares que un cepillo no llega.

 

16) Después de los 18 años hay que extraer siempre las “muelas del juicio”

Falso. Aunque las muelas del juicio generalmente aparecen desde los 16 años, solo deben extraerse si provocan dolor o alguna infección que pueda dañar nuestra salud bucodental. Solo en ese caso deben ser extraídas. Es más, hay personas a las que nunca les sale estas “muelas del juicio”.

 

17) Lavar los dientes con bicarbonato es suficiente

Falso. Es necesario cepillarse los dientes todos los días después de las comidas. El bicarbonato solo ayudará a blanquear el esmalte, pero no a limpiar todos los espacios pequeños y a arrasar con el sarro pegado a los dientes.

 

18) Si no consumes calcio se te caen los dientes

Falso. Para perder un diente debe ocurrir una cosa: que una enfermedad dental dañe severamente las encías.

 

19) Masticar chicle en exceso daña los dientes

Verdadero. Masticar chicle con xilitol puede ser beneficioso, pero todo en exceso es malo. El masticar por mucho tiempo provoca cansancio mandibular, en los músculos de la cara y activa el mecanismo de digestión y producción de saliva. Si el chicle tiene azúcar, el riesgo se multiplica considerablemente.

 

20) Las gaseosas dañan los dientes

Verdadero. En realidad, todas las gaseosas provocan una reacción desfavorable en el calcio y los minerales de los dientes, ya que (si bien tienen azúcar) poseen componentes químicos muy ácidos. Es recomendable cepillarse los dientes unos minutos después de haber consumido gaseosas.

 

Bonus: A los niños no se les cepilla los dientes

Falso. Apenas le salgan dientes al niño, los padres ya deben comenzar a velar por su salud bucodental. No se olvide que los dientes de un niño se cepillan a partir de los 2 años, pero siempre utilizando un cepillo y pasta dental especial para ellos.


¿Deseas contactarte con nosotros? ¡Separa una cita! Nuestra clínica en Miraflores, Lima - Perú se encuentra en una zona céntrica y de fácil acceso. ¡Escríbenos sin compromiso!